¡Tengo más problemas de piel y son culpa del estrés!

Meses de pandemia y restricciones tienen también una repercusión sicológica. El hecho de encontrarnos en una situación crítica que altera nuestra sociedad y economía, provoca a nivel personal una incertidumbre sobre el futuro y cómo lo afrontaremos. Esta inseguridad también puede tener consecuencias en nuestra piel, pues el estrés y la ansiedad son los principales factores causantes de picos hormonales y alteraciones del sistema inmunológico, provocando problemas cutáneos.

Si ya el hecho de llevar mascarilla afecta a la piel, especialmente en la zona peribucal, labios y barbilla, la tensión añadida por la situación actual puede desarrollar otros síntomas en la piel en general, como ronchas, sequedad, pérdida de luminosidad, granos o acné, urticaria…. Y esto es porque tienes la piel estresada.

Si bien la solución al problema no está en nuestras manos (ya nos gustaría), sí que contamos con una serie de herramientas que pueden contribuir a mejorar esta situación.

  • Realizar ejercicio de manera habitual: La práctica deportiva ayuda a combatir el estrés y reduce los niveles de ansiedad. Una buena rutina deportiva beneficiará no solo a tu piel, sino que además mejorará tu estado emocional y físico.
  • Llevar una alimentación sana y equilibrada: El estrés prolongado nos debilita nutricionalmente. A pesar de que en la mayoría de las ocasiones que estamos estresados lo que deseamos es darnos un atracón de alimentos procesados, en realidad lo que necesitamos es reponer los nutrientes que nuestro organismo consume de más en esos momentos.  Una  buena alimentación nos repone nutricionalmente, ayuda a aliviar la tensión y eliminar el estrés.
  • Dormir bien: Mientras dormimos segregamos una hormona llamada melatonina que tiene entre sus múltiples beneficios el de regular nuestro sistema inmunológico, conseguir que nos despertemos descansados, y mejorar el estado de nuestra piel ya que actúa como protector solar y antioxidante. La melatonina también disminuye la producción de radicales libres y nos protege de la radiación solar, es por eso que también tiene un efecto antiarrugas. Y lo mejor de todo es que la melatonina se puede  encontrar como suplemento alimenticio, si bien es mejor consultar a tu médico o especialista si es adecuada para ti. Igualmente, la noche es el momento en que la piel se regenera a mayor velocidad, por tanto el descanso de calidad es indispensable para mantener una buena cara.
  • Cuidar la piel con cosméticos de calidad: No estamos hablando de cremas caras. En nuestra opinión la cosmética natural certificada es toda de calidad. Sólo con hidratar por la mañana y nutrir por la noche, consigues mejorar la barrera cutánea y fortalecer las defensas de la piel, de manera que pueda minimizar o eliminar cualquier brote o problema cutáneo.  La cosmética natural es ideal para este propósito y en especial para pieles sensibles o reactivas, puesto que emplea ingredientes naturales que de por sí son más compatibles con tu piel, reduciendo la aparición de alergias y reacciones adversas.

En resumen, no podemos arreglar el mundo, pero sí que tenemos ciertas opciones que pueden contribuir a serenar nuestro estado de ánimo, mejorar las relaciones interpersonales y en definitiva  tener una mejor calidad de vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *