¿Quieres llevar una vida más ecológica y no sabes cómo?

Cómo ser más eco-friendly

A estas alturas, todos tenemos claro que debemos cambiar ciertos hábitos de consumo e intentar minimizar nuestro impacto en el planeta. Respetar y cuidar el medioambiente es tarea de todos. Desde los gobiernos y demás organismos supranacionales que deberían velar por nuestro futuro, y por un desarrollo sostenible, hasta nosotros que a nivel individual también podemos dar pequeños pasos que consigan un gran impacto.

¿Te parece difícil? Quizás, pero te proponemos algunas ideas para llevarlo a cabo:

Elimina o reduce la cantidad de plásticos que utilizas.

  • Lleva tus propias bolsas reutilizables a la hora de hacer la compra.
  • Intenta comprar al peso, llevando tus propios envases.
  • Sustituye  el cepillo de dientes plástico por uno degradable de bambú.
  • Utiliza para beber botellas reutilizables.
  • Pásate al orículo y desecha el bastoncillo de oídos tradicional.
  • Busca un sustituto para el papel albal y el plástico film de tu cocina. ¿Conoces los envoltorios de cera para alimentos?

Planifica tus comidas semanales y organiza la compra en tiendas locales y con productos de temporada. De esta manera fomentarás el comercio local, reduciendo las emisiones de gases del transporte.  Además, al consumir productos de temporada, tu salud y tu bolsillo te lo agradecerán.

¡Pásate a la cosmética natural! Es altamente beneficiosa para tu piel, genera menos residuos que la cosmética sintética a la hora de ser fabricada y utiliza en la medida de lo posible envases reciclados y reciclables.

Reduce el consumo de energía de tu hogar, por ejemplo utilizando las renovables. Esto puede ser difícil especialmente si vives en un edificio residencial, pero hay más opciones. Intenta aprovechar al máximo la luz natural, usa bombillas de bajo consumo, desenchufa los electrodomésticos que no estés usando y tengas en stand-by, usa la lavadora y el lavavajillas cuando la carga esté completa, a la hora de comprar un electrodoméstico nuevo, fíjate en la calificación energética…

Intenta reducir el consumo de agua. Normalmente quien vive en una zona árida o seca, está más concienciado al respecto. Sin embargo, los que vivimos en zonas lluviosas a veces abrimos los grifos con demasiada alegría, como si el agua nos cayera del cielo (realmente hay inviernos en que pudiera parecer así), sin caer en la cuenta que el agua que estamos derrochando es un bien escaso que ha pasado por un proceso de potabilización. Una buena idea es instalar reductores de caudal en los grifos y duchas de tu hogar.

Reúsa y recicla. Intenta alargar la vida útil de tus productos y utiliza la imaginación para darles un segundo uso, o tercero, o cuarto…. Desarrolla tu creatividad y cuando ya no tengas más opciones, recicla.

Antes de comprar algo nuevo, piensa si realmente lo necesitas. Estamos inmersos en una sociedad consumista, y muchas veces irnos de compras es una vía de escape para olvidar otros problemas.

En definitiva, se trata de intentar conseguir un equilibrio en nuestros hábitos sociales y de consumo,  para  no agotar los recursos naturales. El objetivo es evitar el cambio climático, mantener la biodiversidad, y llevar una vida saludable. ¿Te animas a aportar tu granito de arena?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *